Profundidad

MÓDULO DE INSTALACIÓN

Profundidad

¿Para qué sirve la profundidad en el arte?
¿Te has fijado cómo cambia tu conciencia cuando estás creando, interpretando, escuchando la música que más te gusta o cuando estás metido/a en una conversación profunda?

Pasa que te sientes diferente. Te sientes creativo/a.

La creatividad se encuentra en la profundidad y en cierta tranquilidad mental. Hay formas muy sencillas para aquietar nuestra mente y de esta manera abrir un espacio para ampliar nuestra conciencia y conectar con la creatividad.

La música impacta en nuestros estados de conciencia porque nos saca de esa separación que a veces sentimos entre nosotros y el mundo: nos conecta con un sentido de unidad.

Por eso tenemos música que amamos y tocamos una y otra vez: por el estado de unidad con que nos conecta.

Conoce los 5 estados de conciencia que siempre están con nosotros

ORDINARIO
Como estás ahora, leyendo este blog. Es el estado más común donde la mente siempre está pensando en algo, a veces se le llama “mente del mono” o piloto automático


SUTIL
Cuando te conectas con un sentimiento más profundo, con la música que te gusta y puedes sentir que te emocionas, sientes felicidad y amor por unos instantes. La música creada o interpretada desde aquí te llega al alma.


CAUSAL
Cuando conectas con un estado donde se acabn los pensamientos, sientes una enorme conciencia vacía y sin forma. Te conectas con la fuente directa de la creatividad, ya no tocas o compones música, la música te toca a ti: tú eres un instrumento que ha sido tocado por la música.


TESTIGO
Ya no eres lo que piensas o sientes, solo eres el Testigo, un estado que abre una puerta a muchas opciones creativas. Se acaban los pensamientos y emerge una grata y abarcante libertad.

EJERCICIO DEL TESTIGO


Por Ken Wilber

Siéntate en un lugar tranquilo. Relájate. Y comienza con estas declaraciones:

Tengo un cuerpo pero no soy mi cuerpo. Puedo ver y sentir mi cuerpo, pero el verdadero Observador no es eso que puede ser visto o sentido. Mi cuerpo puede estar cansado o excitado, enfermo o sano, sentirse ligero o pesado, ansioso o tranquilo, pero eso no tiene nada que ver con mi ser interno, con el Testigo. Tengo un cuerpo pero no soy mi cuerpo.

Tengo deseos, pero no soy mis deseos. Puedo conocer mis deseos pero el verdadero Conocedor no es eso que puede ser conocido. Los deseos van y vienen, flotan en mi conciencia pero no afectan a mi ser interno, el Testigo. Tengo deseos, pero no soy mis deseos.

Tengo emociones pero no soy mis emociones. Puedo sentir y experimentar mis emociones, pero el verdadero Experimentador no es eso que puede percibirse y experimentarse. Las emociones pasan a través de mí, pero no afectan a mi ser interno. Tengo emociones pero no soy mis emociones.

Tengo pensamientos pero no soy mis pensamientos. Puedo ver y conocer mis pensamientos, pero el verdadero Conocedor no es eso que puede ser conocido. Los pensamientos vienen a mí y luego me abandonan, y no afectan a mi ser interno. Tengo pensamientos pero no soy mis pensamientos.

Por lo tanto, afirma lo más concretamente que puedas: Soy lo que queda, un puro centro de conciencia, un Testigo inmóvil que no se ve afectado por todo estos pensamientos, emociones, sentimientos y sensaciones.

Así, a medida que empezamos a establecer contacto con el Testigo, comenzamos a abandonar nuestros problemas, ansiedades y preocupaciones puramente personales. De hecho ni siquiera intentamos resolver nuestros problemas y aflicciones. En este nivel, nuestra única preocupación es la de observar nuestros cuestionamientos personales, darnos cuenta de ellos simple o inocentemente, sin juzgarlos, evitarlos, dramatizarlos, resistirnos o justificarlos. A medida que surge un sentimiento o sensación, lo presenciamos. A medidad que aparece un sentimiento, nos convertimos en testigos. Si surge una aversión hacia ese sentimiento, somos testigos de eso. No hay nada hay que hacer, pero si surge algo que hacer simplemente lo presenciamos.

Con esta práctica del ejercicio del Testigo, aprendemos a desidentificarnos de las emociones, pensamientos, sensaciones o cualquier experiencia que nos perturbe. Si perseveras en este ejercicio, la comprensión que conlleva se agudizará y comenzarás a sentir cambios fundamentales en tu sensación de “identidad”. Es posible por ejemplo que empieces a intuir una profunda sensación interna de libertad, de ligereza, de soltura y estabilidad.
MÓDULO DE OPTIMIZACIÓN

Canal Integral en Youtube

Cómo el arte evoluciona la conciencia.
Charla TED del artista plástico Alex Grey. Su trabajo ha sido presentado en las revistas TIME y Newsweek, en el Canal Discovery y en las carátulas de los álbumes de Beastie Boys, Nirvana y TOOL. (Subtitulado)

Comprueba cómo bajan los hertz de la actividad mental durante una sencilla meditación.
El filósofo y meditador Ken Wilber nos muestra este ejercicio con un electroencéfalograma (Solo en inglés, pero el ejercicio de evidencia no requiere traducción)