A meses de su debut en nuestro país y fieles a su tradición, los británicos de King Crimson acordaron prohibir el uso de teléfonos móviles por parte del público.

Esta prohibición es a raíz de lo ocurrido en un show del solista Bob Dylan, quien vuelve a poner en la palestra un tema que, ya se ha debatido durante los últimos años y siendo más específicos, desde que el uso de los teléfonos móviles con cámara se masificó. El debate nace por la diferencia de lo que ocurre con el cine, el teatro o la ópera, en cambio los conciertos y festivales son tierra fértil para el registro de fotos y videos.

Varios artistas apoyan la moción, entre ellos músicos como; Björk, Jack White, Avril Lavigne y Alicia Keys invitaron a la audiencia a no utilizar sus teléfonos personales durante el espectáculo.

Pero el líder inglés de King Crimson, Robert Fripp, es aún más tajante con su política de tolerancia cero y los celulares en los conciertos de la banda,  así lo dejan ver diversas notas y artículos de los últimos shows del grupo de rock progresivo.

En Estados Unidos, funciona de la siguiente manera:
Distintos guardias se sitúan en zonas puntuales de los recintos y al ver que alguien levanta su teléfono móvil para tomar una fotografía o registrar un video, lo identifican con un puntero láser y lo obligan a bajar el aparato. Cuando alguien del público insiste con la práctica, el guardia está autorizado por la organización para pedirle que no siga o, de otra manera, su celular será requisado o incluso corre el riesgo de ser expulsado del espectáculo.

Según, Francisco Goñi, director de la productora encargada de la visita del conjunto -The Fanlab-, dice:

“los principales reguladores van a ser sus propios fanáticos”. Si bien se excusa por no poder referirse a los términos específicos de su acuerdo con la banda, sí cree que “los fans que van a ver a King Crimson tienen una cultura y una educación musical superior, en el sentido que van a escuchar la música y a experimentar el virtuosismo del grupo desde otro prisma. Ellos sienten que tienen que tener ahí un nivel y un respeto para el espectáculo”.

Al parecer tendremos que esperar a ver qué sucede durante las noches del 12 y 13 de octubre en el Movistar Arena, puesto que los ingleses se presentarán en vivo ante la audiencia local que esperó por años este momento, porque si bien, hasta ahora otros artistas han invitado a los chilenos a guardar sus teléfonos durante las dos horas que dura un show, lo de King Crimson es mucho más que una simple sugerencia.

 

Comentarios en facebook